GuidePedia

0

Ubicarse en un hotel de lujo puede atraer multitud de ventajas, entre ellas el estar mucho más cómodo, gozar de una decoración impoluta y también degustar comidas exquisitas en platos de diseño. Uno de los hoteles más caros del mundo se encuentra en Dubái y se llama Burj Al Arab. Una de sus principales características es que posee un restaurante debajo del mar.

Las vistas al océano, hacen que la experiencia sea totalmente inolvidable. Su construcción también es de admirar. Tiene forma de velero y posee más de 300 pisos, en los que alberga algunas de las mejores suites del mundo, con las vistas más increíbles.

Sus mosaicos árabes llaman la atención y mucho, siendo unos de los más ricos del mundo, considerados de gran exquisitez y buen gusto. En sus habitaciones más selectas también hay oro procedente de la Ruta de la Seda, una vivencia que no puedes perder, si tienes la oportunidad y eres afortunado.


Publicar un comentario

 
Top